Aunque en los últimos años los inviernos resultan meteorológicamente menos exigentes, pedalear durante estos meses del año se hace cuesta arriba si tenemos que combinar nuestra actividad laboral con las escasas horas de luz que nos acaban restando las energías necesarias para tener la motivación suficiente para subirnos cada día a la bici. Toca poner de nuestra parte para mantener la rutina del pedaleo.

Reencuentra la motivación perdida La bici es un deporte exigente y, por mucho que nos apasione, llegan momentos en que, sencillamente, no nos apetece salir a montar y sufrir penurias que durante esta época del año se multiplican en forma de frío, viento, lluvia o escasas horas de luz.

Como en la mayoría de los factores que afectan a la bici, la cabeza es un fuerte condicionante. Por suerte, hay aspectos que están en nuestra mano y con los que podremos mantener la motivación para continuar pedaleando aunque en estas fechas se nos ponga todo en contra.

Plantéate objetivos Montar por montar suele conducir a que salir a entrenar y mejorar nuestra forma se haga muy cuesta arriba cuando las condiciones no son ideales. ¿Para qué salir a sufrir?

Es complicado mantener la motivación y obligarse a una rutina de pedaleo si no se cuenta con objetivos definidos. No vale el simple “yo monto en bici porque me gusta” porque a la mínima que tengamos otras cosas que hacer, o que la meteorología no acompañe vamos a ceder y quedarnos en casa. A la hora de plantear objetivos han de

ser lo suficientemente exigentes para requerir de nosotros un esfuerzo pero sin caer en convertirse en irreales. Un objetivo puede ser, desde hacer tal o cual marcha en buena forma cuando llegue la primavera o el verano hasta simplemente cumplir x horas semanales de bici o terminar el año con tantos kilómetros en la cuenta de la temporada, cualquier aspecto que nos ayude a alcanzar la motivación necesaria.

Imprescindible contar con ropa adecuada Es difícil mantener la motivación para montar en bici si somos conscientes de que vamos a salir a pasar miseria a causa del la lluvia, el frío o el viento. Sin embargo, no tiene por qué ser así, ya que en la actualidad es posible rodar en estas condiciones sin sufrir más de lo que la exigencia del pedaleo implique.

Las firmas de ropa ciclista cuentan hoy en día con productos cada vez más avanzados que nos mantendrán secos y calientes para que pedalear en bici en las peores condiciones no suponga una lucha constante contra los elementos. Pueden ser la diferencia entre disfrutar de una agradable salida invernal a llegar a casa completamente destrozados y ateridos de frío.

Con compañía mejor Contar con un compañero de pedaladas es otra buena forma de añadir motivación para evitar que las sábanas nos atrapen cuando el cuerpo nos pide continuar remoloneando. Quieras o no, si ya hemos quedado con alguien nos obligamos al menos a hacer acto de presencia y una vez en marcha, el deporte y la compañía hacen el resto.

En resumen, mantener la motivación para pedalear durante los meses de invierno puede ser difícil, pero existen varias formas de lograrlo. Plantear objetivos, contar con ropa adecuada y la compañía de otros ciclistas pueden ayudarnos a superar las dificultades y seguir disfrutando de nuestra pasión por la bicicleta.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *